Cuando empezar

Los niños pequeños suelen estar ansiosos por hacer “cosas de mayores”, y a esas edades una de las grandes diferencias que perciben entre ellos mismos y su profesores o padres es que estos escriben con boli mientras que a ellos sólo se les ha enseñado a utilizar el lápiz.

¡Por eso la mayoría de los niños se muestran muy entusiasmados cuando llega su turno de empezar a experimentar con el bolígrafo!

Sin embargo la introducción prematura del bolígrafo puede tener un impacto negativo sobre los niños, tanto sobre su caligrafía como en sus hábitos de escritura. Es por eso que es importante escoger bien el momento en el que los niños empiezan a utilizar el boli, para que la transición del lápiz a la tinta sea lo más relajada y natural posible y no les genere ningún vicio ni frustración con la escritura. Al fin y al cabo se trata de que los niños sigan desarrollando su curiosidad natural por las cosas y no de que les cojan miedo.

En la mayoría de colegios, la edad habitual para introducir a los niños al uso del boli suele ser a mediados de primaria, normalmente en 3º cuando tienen ocho años. Suele coincidir cuando los niños pasan de escribir en libretas u hojas de doble pauta a hacerlo en hojas de líneas simples.

Hay que tener en cuanta eso si, que cada niño es diferente y puede que algunos estén preparados para dar el salto antes y otros después, sin que esto signifique nada más allá de que cada niño evoluciona a su ritmo. No conviene presionar en exceso a aquellos que a priori muestre más dificultad o desinterés por abandonar el lápiz, ya que esto podría generarles frustración y hacerles perder el interés por seguir mejorando otros aspectos, como su caligrafía u ortografía.