Pasos

Como sucede con todos los cambios, es recomendable introducir la utilización del bolígrafo progresivamente.

  1. Una forma de empezar puede ser la de permitirles utilizar el bolígrafo sólo para algunas tareas puntuales, como escribir su nombre, la fecha o poner un título, mientras sigan utilizando aún en lápiz para desarrollar el resto de los ejercicios.
  2. Como siguiente paso se les puede animar a utilizar el boli para tareas que requieran escribir palabras sueltas, como por ejemplo desarrollar una lista compra. Al tratarse algo más corto e informal que otros ejercicios a los que están acostumbrados no se sentirán mal si manchan el papel con la mano o si se equivocan y tienen que tachar alguna palabra.Dependiendo de la seguridad que demuestre el niño puede ser conveniente relajarse un poco en cuanto a la corrección de faltas de ortografía y por el contrario elogiar sus logros en cuanto al uso del boli.
  3. Por último, un paso previo a la conversión total al boli sería la de pedirle al niño que utilice el boli para pasar a limpio un ejercicio que previamente ha completado en lápiz. A tratarse de un ejercicio de copia el niño podrá prestarle más atención a su escritura sin tener que preocuparse por si lo que está escribiendo es correcto o no.